29/08/2019 -  3 minutos de lectura Por Mario Tejeda

Ganar más de 10 millones de dólares al año hizo que jugar dejara de ser un juego, y muy bien lo conoce el streamer Tyler Blevins AKA Ninja, quien gracias a plataformas como Twitch y juegos como Fornite se ha transformado en una celebridad mundial frente a las nuevas generaciones, muy por arriba de sus pares en televisión y casi a la par con algunas estrellas del cine.

De lo último que supimos de “Ninja” fue un acuerdo por 8 millones de dólares anuales (solo por exclusividad) con Mixer, la plataforma de streaming de Microsoft y competencia directa a Twitch: ¿Qué generó en su primera transmisión?. Qué Mixer fuera la App más descargada en Apple Store y Google Play y con un promedio de viewers de 80 mil personas.

E-SPORTS: el nuevo placer culposo del marketing

¿Cómo puede ser que una persona tenga el poder de reunir diariamente lo que equivale a tener el estadio Santiago Bernabéu completo?. La respuesta está en la conexión emocional que generan estas nuevas celebrities, y el desafío es poder reproducir sus atributos emocionales e implementarlos de forma inteligente, para que en un periodo corto pase de “atributo” a “identidad” de marca.

Microinfluencers con números de influencers

Todo lo que ocurre a través de “Ninja” es un claro ejemplo de cómo las generaciones van cambiando. Hace poco tiempo el mundo gamer era un micro nicho, pero la tecnología y la conectividad hicieron que dejara de serlo, sus números lo abalan y las marcas que rodean su ecosistema lo saben. 

Todos los sponsors que están en la actualidad trabajando con Ninja saben que no solo están mostrado sus productos o servicios, sino que también están en un proyecto de mediano y largo plazo, ya que saben que el estar actualizado con un target teen llevará que en algún momento, cuando tengan un poder de consumo, tengan a su marca en el “Top of Mind”, tal como nos pasó la mayoría de nosotros con las All Star de Converse y Kurt Cobain o las Vans Slip-On, que en su momento fueron las preferidas para las skater y el mundo BMX.

Las marcas están tomando cada vez más atención a los microinfluenciadores, ya que si hace 15 años atrás la segmentación de Facebook te permitía llegar a nichos específicos, cada vez se volvió más invasivo, menos personal y de poca confianza. 

Lo que hace un microinfuenciador o “experto” es volver a reencantar a esas personas, que ven en su contenido algo creíble y digno de imitar. Esto lo saben marcas como Redbull, Adidas, Uber Eats, Lollapalooza, entre otras, que se han fijado en “Ninja” como un canal con un alcance extraordinario.

Aquí radica la importancia de conocer y transmitir al cliente que un microinfluenciador puede llegar a ser una solución efectiva, mucho más efectiva que ese clásico influenciador que abarca masas, pero su mensaje se va a ir diluyendo según los variados intereses de su público.“Ninja” es un verdadero ejemplo del nuevo marketing o su reencarnación en los códigos y dinámicas del gaming. “Ninja” te enseña la importancia del content marketing en el día a día, del marketing emocional, al generar lazos diarios con todo su público, del marketing presencial en eventos, que no se ven forzados, y lo más importante, al poner su firma en Mixer nos ha puesto delante de nosotros lo que poco a poco nos han estado mostrando marcas como Disney o Netflix: El “Marketing de exclusividad”.